Territorio y Buen Vivir

Cuentos del Buen Vivir – El Regalo de Dios

Me había despertado con un llamado en la cabeza: ir a visitar al hermano Henry a su finca. Había soñado toda la noche con él. Platicabamos y nos quedabamos un buen rato escuchando los sonidos de la naturaleza. Me despertó una sensación de que requería ayuda. Por eso decidí emprender la caminata e ir a verlo. El hermano Henry era…

Una Nicaragua sin heridas

Para Lilita, Santos, Santa, Miguel, Chica, José, Alfred, José Ángel y l@s demás comas y compas con los que iniciamos el taller de agricultura orgánica en La Fonseca. Les escribo desde la carretera panamericana de El Salvador rumbo a Guatemala. Con una flor de Lian-Lian a mi lado, dulce el aroma suyo, similar al Huele de Noche en casa de…

¿Porqué el acoso militar contra el MADJ?

De San Juan Pueblo a la aldea de Agua Caliente uno se hace quince minutos en bicicleta. Yo venía pedaleando a todo lo que daban mis piernas para alcanzar a Samuel que llevaba el bici-remolque y en él, el horno y utencilios de cocina. Sabía que necesitaría ayuda para subir la cuesta ya llegando a la finca. Lo alcance antes…

Cuentos de la Digna Rabia – La enfermedad

I -La última semana de trabajo- pensé al despertar mientras me estiraba. Mi esposa aún dormitaba al lado y entre nosotros dormía nuestra pequeña Celeste. Me alisté: un baño, café, tortillas con frijoles y vámonos. Me subí a la moto, regrese por el maletín con la camara y la USB que iría a entregar a San Juan. Arranque y disfrute…

Cuentos de la Digna Rabia – Los aullidos

El autobus se estacionó frente a El Roble. El primero en bajar fue Gus. Para Gus era un alivio estar de nuevo en casa, había sido una semana larga, la más larga de su vida. En esa semana de luna menguante, justo en la temporada de cosecha del café, cuando en el bosque iba avanzando el gorgojo y dejando manchones…